viernes, 12 de agosto de 2011

Economía o ecología

Lo teneis claro los que abogais por la naturaleza. Os decantais por la segunda sin dudarlo. Y también lo teneis claro (o más bien debería decir que lo llevais claro) los que abogais por los mercados, por que deberíais escoger la segunda también. Y es que esta segunda opción es la más propicia para nombrar el estado actual de la economía, la cual la R.A.E define así: "Ciencia que estudia los métodos más eficaces para satisfacer las necesidades humanas materiales, mediante el empleo de bienes escasos". El por qué digo esto es bien sencillo de comprender cuando se compara con la dicotomía astronomía / astrología. El problema que se nos presenta es que el término ecología ya está ocupado. Y bien ocupado por cierto. Tal vez entonces deberíamos llamar a la R.A.E y solicitar el cambio de esta definición, por que de ciencia tiene bastante poco. ¿Cómo puede basarse una ciencia en rumores? ¿Qué tiene de cierto entonces? Es poco más que un conjunto de estudios y conocimientos dirigidos por la especulación y el azar. Paradójico cuando una de sus herramientas más poderosas y usadas es la estadística. Si sólo quedara en un mero conocimiento del que podemos prescindir para vivir no tendría una gravedad notoria, pero es que si pensamos que por prácticas especulativas o por rumores el precio en el mundo de los alimentos fluctúa y como consecuencia directa miles de personas mueren de hambre, pues ya deja de ser algo irrelevante. Y lo más frustrante de todo es que el ser humano como siempre (en mi caso es así también), sólo reacciona cuando se encuentra en situaciones límite. Hoy he leído en el periódico que varios países europeos van a tomar medidas contra esta situación. Van a prohibir las ventas en corto plazo para evitar movimientos basados en meras prácticas especulativas. Ahora, después de que esos individuos que pulcramente desde detrás de una pantalla se hallan hartado de matar, deshauciar, empobrecer y acabar envileciendo el concepto de "abstracto", convirtiéndolo en una herramienta a la órden de sus meros intereses lucrativos. Es la cultura de los castillos de aire, ni siquiera de arena. Gente que no hace nada. Repito, nada productivo por la especie humana ni por el planeta. Aclaro que con esto no arremeto contra aquel que tenga unas acciones en bolsa de cualquier compañía. Sería como echar la culpa de la esclavitud de los niños en Indonesia al que juega con un balón cosido allí. Hay casos y casos. Pero aprovecho para soltar una frase que me gusta mucho. "Hay fronteras que no se deben traspasar". Por que si por ejemplo mañana ponen una bomba en el mercado internacional de Chicago..............pues no me extrañaría, la verdad. Qué quereis que os diga.

No hay comentarios: