martes, 9 de agosto de 2011

Dimas el buen ladrón

Dimas ha pasado a la historia como el buen ladrón. Pensareis que tal vez era una especie de Robin Hood o similar. Un Jesse james de los estados confederados quizá. Pues no. Lo único que hizo fue dar un poco de moral a Jesucristo en sus últimos momentos, no fuera que en unas horas corroborase que el individuo que tenía crucificado a pocos metros era el hijo de Dios en la tierra. Igual que hace el viejo de "EL viejo y el mar" cuando llega la tormenta perfecta. Reza por si acaso. O como dicen los cristianos de las últimas horas de Voltaire, cuando agonizando pedía a sus discípulos un sacerdote. Vamos, que se acojonó, que si el tal Dimas ha existido, de buen ladrón seguramente tendría lo mismo que Barrabás. Lo que me lleva a plantearme la siguiente cuestión. ¿Existe el buen ladrón? O más que si existe, dónde está la frontera de la licitud moral de robar. En las tablas de la ley de los cristianos aparece un "No robarás". Y yo estoy de acuerdo con ese precepto, pero dándole un pequeño matiz. Yo habría cincelado "No robarás por codicia". Por que a pesar de que los móviles pueden ser otros como la envidia, creo que se pueden englobar dentro de la codicia por ser el robo una sustracción material. (Aunque fuera un robo de derechos o propiedad intelectual se traduciría en beneficios económicos). Robar por necesidad me parece de lo más encomiable, el problema que lleva es la a veces indispensable violencia aparejada. Pero hay ocasiones en las que robar no se hace por necesidad y sigo creyendo que es encomiable. Es cuando se hace por justicia, aunque haya en ese momento una rotura con la legalidad que paradójicamente es el brazo armado de la primera. O más que el brazo armado la subordinada que sirve y a veces por desgracia encorseta y desvirtúa a la señora de la balanza y la espada. Robin Hood robaba a los ricos para dárselo a los pobres en una Inglaterra de fábula donde el tirano tenía casi esclavizada a la población. Eso entra en mí definición de justicia, incluso aunque los bienes de estos poderosos se hayan labrado de manera legal, por que ya antes puse que la ley en muchas ocasiones es un corsé (diseñado por esos mismos poderosos). Chávez ha echado de su país a multinacionales como Repsol que tenían contratos firmados respetando la más absoluta legalidad. ¿Es eso injusto? Es ilegal, pero nunca injusto bajo mi punto de vista. Por cierto no me gusta Chávez. Creo necesario explicarlo no se vaya a considerar este texto como un panfleto pro comunista (si es que a los gobiernos de Chávez, Fidel, Stalin o Pol Pot se les puede considerar como comunismo). En otro orden de cosas sí que soy pro Robin Hood.
Como final de este texto sólo decir que para mí claro que existe el buen ladrón. Y es el que roba por equiparar, por justicia social. Yo desgraciadamente no tengo el valor suficiente para hacerlo. Creo que la única manera de conseguirlo sería con una regulación estatal que desarrollara el concepto de "riqueza obscena". Pongamos que ese límite se establece en los 5 millones de euros. Todo aquel dinero por encima de esa cantidad lo confiscaría y lo repartiría. Así de sencillo. Pongo esa frontera por poner una, pero creo que mientras haya gente que se muere de hambre tener más de un determinado dinero debería estar prohibido. Si podéis, robadles. Pero eso sí, luego repartidlo.

No hay comentarios: