lunes, 22 de agosto de 2011

Bandas tributo

Hoy me planteé crear una banda tributo. Pero no a nadie, sino que banda tributo que fuera tocando y recaudando dinero en sus conciertos, tributando. Luego lo pensé y no creo que funcionara. A nadie le apetece pagar por ir a un concierto, y la verdad es que no me extraña. Para qué, si hay 10000 bandas tributo que hasta se parecen a sus originales y donde puedes ir a cantar las canciones de estos primeros sin tener que pagar 50 euros por entrar. Es comprensible. Por otro lado pensé en hacer una banda tributo a las bandas tributo. Pensareis que es complicado pero ya existe esa fórmula desde hace tiempo. Son los llamados "grupos de versiones". Se podría mejorar disfrazándose cada componente de uno de los miembros de las bandas tributo. Por ejemplo, el guitarrista disfrazado del tipo que se viste como George Harrison en la banda tributo a los beatles, el batería como el que se parece al batería de U2 y así hasta formar un orfeón pero con instrumentos. Pero no imitando a los originales, si no que imitando a los imitadores. Tendría más mérito. No se si funcionaría.....Otra opción que dejaría acojonada a alguna banda tributo sería ser una banda tributo de una banda tributo particular. Por ejemplo ser la banda tributo de una banda tributo de U2 que se llama U3. Y llamarnos U4. ¿Registraran sus nombres las bandas tributo? También tiene la ventaja la banda tributo de que tienes disfraz en carnaval. No se si te reconocerán como el de la banda tributo pero si van todos juntos seguro que sí. ¿Y si llaman a una banda tributo a tocar a las fiestas de carnaval de una localidad? Cuidado aquí.

viernes, 12 de agosto de 2011

Economía o ecología

Lo teneis claro los que abogais por la naturaleza. Os decantais por la segunda sin dudarlo. Y también lo teneis claro (o más bien debería decir que lo llevais claro) los que abogais por los mercados, por que deberíais escoger la segunda también. Y es que esta segunda opción es la más propicia para nombrar el estado actual de la economía, la cual la R.A.E define así: "Ciencia que estudia los métodos más eficaces para satisfacer las necesidades humanas materiales, mediante el empleo de bienes escasos". El por qué digo esto es bien sencillo de comprender cuando se compara con la dicotomía astronomía / astrología. El problema que se nos presenta es que el término ecología ya está ocupado. Y bien ocupado por cierto. Tal vez entonces deberíamos llamar a la R.A.E y solicitar el cambio de esta definición, por que de ciencia tiene bastante poco. ¿Cómo puede basarse una ciencia en rumores? ¿Qué tiene de cierto entonces? Es poco más que un conjunto de estudios y conocimientos dirigidos por la especulación y el azar. Paradójico cuando una de sus herramientas más poderosas y usadas es la estadística. Si sólo quedara en un mero conocimiento del que podemos prescindir para vivir no tendría una gravedad notoria, pero es que si pensamos que por prácticas especulativas o por rumores el precio en el mundo de los alimentos fluctúa y como consecuencia directa miles de personas mueren de hambre, pues ya deja de ser algo irrelevante. Y lo más frustrante de todo es que el ser humano como siempre (en mi caso es así también), sólo reacciona cuando se encuentra en situaciones límite. Hoy he leído en el periódico que varios países europeos van a tomar medidas contra esta situación. Van a prohibir las ventas en corto plazo para evitar movimientos basados en meras prácticas especulativas. Ahora, después de que esos individuos que pulcramente desde detrás de una pantalla se hallan hartado de matar, deshauciar, empobrecer y acabar envileciendo el concepto de "abstracto", convirtiéndolo en una herramienta a la órden de sus meros intereses lucrativos. Es la cultura de los castillos de aire, ni siquiera de arena. Gente que no hace nada. Repito, nada productivo por la especie humana ni por el planeta. Aclaro que con esto no arremeto contra aquel que tenga unas acciones en bolsa de cualquier compañía. Sería como echar la culpa de la esclavitud de los niños en Indonesia al que juega con un balón cosido allí. Hay casos y casos. Pero aprovecho para soltar una frase que me gusta mucho. "Hay fronteras que no se deben traspasar". Por que si por ejemplo mañana ponen una bomba en el mercado internacional de Chicago..............pues no me extrañaría, la verdad. Qué quereis que os diga.

martes, 9 de agosto de 2011

Dimas el buen ladrón

Dimas ha pasado a la historia como el buen ladrón. Pensareis que tal vez era una especie de Robin Hood o similar. Un Jesse james de los estados confederados quizá. Pues no. Lo único que hizo fue dar un poco de moral a Jesucristo en sus últimos momentos, no fuera que en unas horas corroborase que el individuo que tenía crucificado a pocos metros era el hijo de Dios en la tierra. Igual que hace el viejo de "EL viejo y el mar" cuando llega la tormenta perfecta. Reza por si acaso. O como dicen los cristianos de las últimas horas de Voltaire, cuando agonizando pedía a sus discípulos un sacerdote. Vamos, que se acojonó, que si el tal Dimas ha existido, de buen ladrón seguramente tendría lo mismo que Barrabás. Lo que me lleva a plantearme la siguiente cuestión. ¿Existe el buen ladrón? O más que si existe, dónde está la frontera de la licitud moral de robar. En las tablas de la ley de los cristianos aparece un "No robarás". Y yo estoy de acuerdo con ese precepto, pero dándole un pequeño matiz. Yo habría cincelado "No robarás por codicia". Por que a pesar de que los móviles pueden ser otros como la envidia, creo que se pueden englobar dentro de la codicia por ser el robo una sustracción material. (Aunque fuera un robo de derechos o propiedad intelectual se traduciría en beneficios económicos). Robar por necesidad me parece de lo más encomiable, el problema que lleva es la a veces indispensable violencia aparejada. Pero hay ocasiones en las que robar no se hace por necesidad y sigo creyendo que es encomiable. Es cuando se hace por justicia, aunque haya en ese momento una rotura con la legalidad que paradójicamente es el brazo armado de la primera. O más que el brazo armado la subordinada que sirve y a veces por desgracia encorseta y desvirtúa a la señora de la balanza y la espada. Robin Hood robaba a los ricos para dárselo a los pobres en una Inglaterra de fábula donde el tirano tenía casi esclavizada a la población. Eso entra en mí definición de justicia, incluso aunque los bienes de estos poderosos se hayan labrado de manera legal, por que ya antes puse que la ley en muchas ocasiones es un corsé (diseñado por esos mismos poderosos). Chávez ha echado de su país a multinacionales como Repsol que tenían contratos firmados respetando la más absoluta legalidad. ¿Es eso injusto? Es ilegal, pero nunca injusto bajo mi punto de vista. Por cierto no me gusta Chávez. Creo necesario explicarlo no se vaya a considerar este texto como un panfleto pro comunista (si es que a los gobiernos de Chávez, Fidel, Stalin o Pol Pot se les puede considerar como comunismo). En otro orden de cosas sí que soy pro Robin Hood.
Como final de este texto sólo decir que para mí claro que existe el buen ladrón. Y es el que roba por equiparar, por justicia social. Yo desgraciadamente no tengo el valor suficiente para hacerlo. Creo que la única manera de conseguirlo sería con una regulación estatal que desarrollara el concepto de "riqueza obscena". Pongamos que ese límite se establece en los 5 millones de euros. Todo aquel dinero por encima de esa cantidad lo confiscaría y lo repartiría. Así de sencillo. Pongo esa frontera por poner una, pero creo que mientras haya gente que se muere de hambre tener más de un determinado dinero debería estar prohibido. Si podéis, robadles. Pero eso sí, luego repartidlo.

jueves, 4 de agosto de 2011

Humanópata

Hoy busqué este término que da nombre a mi pequeño escrito y no lo encontré. Tal vez esté mal expresado para definir un concepto que lleva apareciendo en mi cabeza mucho tiempo, pero es que no se si existe una palabra que defina específicamente el tipo de persona que busco retratar. Sociópata estaría (aunque solo en ciertos puntos) cerca de ello, pero creo que difiere en muchos otros aspectos. Éste pierde la noción de las normas sociales y los derechos individuales, mientras que el sujeto que ocupa esta reflexión no ve como algo lógico esas normas y costumbres del ser humano cuando entran en conflicto con otros seres vivos. Es para hablar de manera rápida y comprensible alguien que ve igual a un gato que a un ser humano. O muy similar, por lo menos. Una de las discusiones más divertidas que experimenté en el caralibro fue cuando plantee la siguiente cuestión: "si tuvieras que elegir entre salvar la vida de un bebé desconocido o la de tu perro, ¿cuál salvarías?". Creo que igual que me pasó a mí os sorprendería el hecho de ver la cantidad de gente que salvaría a su perro. Sinceramente me parece que a la hora de la verdad sería incapaz de dejar morir al bebé anónimo, aunque habría que ver las circunstancias. Ese comportamiento que en principio parece estar relacionado con una determinada ética, en el fondo obedece exclusivamente a un instinto pro especie. Parece una atrocidad sacrificar al niño, pero si pensamos bien el dilema...........¿por qué es tan atroz? Simplemente por el hecho de que es de tu misma especie. No hay otro motivo. Podrán llamarlo como quieran, pero no es más que un conjunto de enlaces químicos grabado a fuego en todos los seres del género Homo y la especie Sapiens. Y para alguien que cree y busca la justicia como es mi caso pues es bastante desalentador. Por que evidentemente no es justo.

Podemos ver los cuerpos de los cochinillos colgando de espetones en el escaparate de un restaurante como algo normal, ahora bien recordad cuando se planteó poner al bosquimano disecado en un museo de Murcia (creo que era Murcia, no me acuerdo y no lo voy a buscar). Por otro lado cabe pensar que no sólo es un componente genético de pervivencia de la especie. Ahí están los caníbales para evidenciarlo en parte. El canibalismo es un tabú que a lo largo de la historia se plantea como algo horripilante. Los indios se sacaron de la manga la historia del Wendigo, alma en pena que vaga por que en vida se prodigó en estos peculiares gustos culinarios. Pero, ¿es en verdad tan horrible? Yo no creo que sea así. Es carne, de tocayos de especie pero carne. ¿Qué la diferencia de la carne de una vaca? Lo que la diferencia es que el hecho de consumir (y digo consumir, no matar y luego consumir. Ser caníbal no implica necesariamente ser asesino) carne de tu propia especie es un atentado genético. No creo que el que el deglutido sea una criatura dotada de inteligencia o sentimientos sea un motivo válido. Al menos definitivo, por que los animales son inteligentes y tienen sentimientos. El ataque más frecuente a esto que planteo está en la dificultad según lo antes expuesto de encontrar un límite de sensibilidad/inteligencia a partir del cuál matar a un ser deje de ser una atrocidad. A esto no tengo la respuesta. Supongo que el límite es a grandes rasgos el convenio social de la especie y de manera más específica la conciencia del individuo.

Tendemos a crear una diferencia entre la especie humana y las demás que habitan este planeta, y conforme vamos profundizando en el saber científico se van cayendo una tras otras esas barreras que nos hemos inventado, la primera que recuerdo el uso de herramientas. Tenemos miedo a la muerte y creamos religiones y alivios contra lo desconocido, sin caer en el hecho de que somos casi lo mismo que una salamandra. Y no me imagino una vida después de la muerte de las mismas.

Llegará el día que se descubra que los animales cuando se aburren crean manifestaciones artísticas y entonces a ver quién se come un solomillo de la Vaca pintora de praderas. Bueno, siempre quedará gente como la alcaldesa de Gijón, que ha dicho hoy en el periódico que ser antitaurino es una moda pasajera........Ser antitaurino es una evolución de la persona y de la especie, os lo dice alguien que una vez hace bastante tiempo creía que el espectáculo de los toros no eran tan malo.

miércoles, 3 de agosto de 2011

Who watches the watchmen?

Venía yo en coche de Oviedo a Gijón y no viceversa pensando que no hay nadie que sea crítico de críticos. No del crítico aficionado que podemos ser cualquiera de nosotros, si no de los críticos que se han erigido en referencia para mucha gente que debe estar muy ocupada. Tan ocupados que necesitan de alguien que les diga qué está bien o qué está mal..........Yo prefiero no consumir algo antes que guiarme por los gustos de algún entendido; prefiero perdérmelo, de verdad. Es un poco por respeto a la presunción de inocencia de los artistas. Tengo la impresión de que puedo ver todavía alguna película de Eric Roberts en la que me parezca correcta su interpretación. En serio.
La idea de criticar al crítico me vino del recuerdo de un curso del INEM de "Formador de formadores" que completé hace unos años. Cuando se lo dije a mi amigo el Faisán, me preguntó con esa agilidad mental suya que si no existía el de "Formador de formador de formadores" (Risas). Luego me acordé del cómic Watchmen de mi venerado Alan Moore, donde aparecía la frase que da origen a este asunto de "¿Quién vigila a los vigilantes?". Pues las respuestas a ambas preguntas os las voy a dar ahora mesmo. No existe el curso de "Formador de formador de formadores" y Yo mismo voy a realizar la labor de vigilante de los vigilantes (recuerdo un martini barato que se llamaba vigilanti que no había Dios que lo bebiera).
Aunque pensándolo bien creo que no es ni necesario, por que no creo que la labor del crítico valga para mucho. Más que vigilar, voy a desacreditar.
Saldrá alguien diciendo que ayudan a los autores emergentes a darse a conocer. Bien, también ayudan a los divergentes con respecto a sus gustos a desaparecer. Con lo cuál aquí "quid pro quo".
Cuidado Tamar (plural mayestático), recuerda que tienen la labor ser un filtro presonalizado para el público sobre los lanzamientos que pueden encuadrarse en sus gustos por la afinidad consumidor / crítico favorito. Aquí podría pasar por válida su labor, aunque pienso que una obra hay que consumirla siempre para juzgarla después. Y si no hay tiempo pues pueden valer de guía, pero si no existieran estaríamos en las mismas. Funcionaría la afinidad de tu entorno, de tus conocidos.
Lamentablemente existe un crítico que al igual que el Papa es infalible y puede que sea aún más asqueroso. La especulación. Dinero llama a dinero, y el entretenimiento se mueve por este poderoso caballero (aunque todavía podría ser peor, ese otro caballero habitante del vaticano.) Y es ese crítico infalibe el que desmonta bajo mi punto de vista la necesidad (artística, no asociada al negocio) del crítico.En la conveniencia ya no entro, cada uno es muy libre de preferir lo que quiera. ¿Existen críticos contracorriente que hayan puesto a parir el mainstream artístico?(sí, y esto es uno de esos pocos detalles que se me escapan para tirarlos a todos por la borda ).
Un tipo me dijo el otro día que no tenía ni idea de lo que hablaba, que los críticos marcaban el camino a seguir en el arte por descubrir a todos las vanguardias. Y me remitió a un libro sobre la importancia de la crítica de arte cuyo autor él consideraba una eminencia. Obviamente investigué a qué se dedicaba el autor...........y cuál no fue mi sorpresa cuando descubrí que era crítico de arte.